Resultados clínicos y radiográficos durante cinco años después de la fusión de la articulación sacroilíaca mínimamente invasiva usando implantes triangulares

Rudolf L*. The Open Orthopaedics Journal. 2014;8:375-383.

Resumen:

Objeto: Informes anteriores de la fusión de la articulación sacroilíaca (SI) mínimamente invasiva (CMI) en la región lumbar, la articulación sacroilíaca y dolor en los glúteos secundario a trastornos de la articulación sacroilíaca han mostrado resultados favorables a corto y mediano plazo. El presente artículo presenta 5 años de resultados clínicos y radiográficos después de la fusión de la articulación sacroilíaca mediante CMI en la que se utiliza una serie de implantes triangulares con recubrimiento poroso de titanio atomizado por plasma (Titanium Plasma Spray, TPS).

Métodos: Se evaluaron pacientes consecutivos tratados con fusión de la articulación sacroilíaca mediante CMI para sacroileítis degenerativa y/o trastornos de la articulación sacroilíaca entre octubre de 2007 y marzo de 2009. Se evaluaron los resultados de dolor en la escala visual analógica (VAS), una encuesta específica sobre la articulación sacroilíaca y el Índice de Discapacidad Oswestry (Oswestry Disability Index, ODI). Se obtuvieron radiografías y tomografías computarizadas para evaluar los implantes.

Resultados: De 21 pacientes tratados, 17 estaban disponibles para el estudio. La edad media fue de 58 años (rango de 36 a 85), el 77 % eran mujeres y el 47 % se había realizado una fusión espinal lumbar anterior. El dolor en la escala visual analógica (VAS) mejoró del 8,3 basal a 2,4 a los 5 años; el 88 % de los pacientes alcanzó un beneficio clínico sustancial. La puntuación media del Índice de Discapacidad Oswestry (Oswestry Disability Index, ODI) a los 5 años fue de 21,5 (DE de 22,7). La satisfacción del paciente alcanzada a los 12 meses se mantuvo durante 5 años (82 %). Una revisión cualitativa de radiografías y las imágenes de TC mostró un incremento en la densidad ósea inmediatamente adyacente a todos los implantes, puente óseo intraarticular en el 87 % de los pacientes y no había evidencia de aflojamiento o migración del implante.

Conclusión: Los resultados clínicos y radiográficos a largo plazo después de la fusión de articulación sacroilíaca mediante CMI son favorables. Las mejoras clínicas observadas a los 12 meses de la cirugía se mantuvieron a los 5 años. No hubo evidencia de complicaciones a largo plazo, aflojamiento ni migración del implante. Los pacientes que no lograron grandes mejoras estaban afectados por diversas afecciones degenerativas concomitantes graves de la columna lumbar, la pelvis y/o la cadera.

* Consultor remunerado, con participación accionaria. Realiza investigaciones clínicas para SI-BONE Inc.