Fusión de la articulación sacroilíaca abierta frente a la mínimamente invasiva - ¿Son similares, seguras y efectivas?

Ledonio CG, et al. Clinical Orthopaedics and Related Research. 2014;472:1831-1838.

Resumen

Antecedentes. Se ha determinado que la articulación sacroilíaca puede ser una fuente de dolor lumbar crónico en el 15 al 30 % de los pacientes. Se puede recomendar la fusión de la articulación sacroilíaca cuando fracasan los métodos no quirúrgicos. Los avances en las imágenes intraquirúrgicas han asistido a las técnicas de método quirúrgico mínimamente invasivo mediante varillas de fusión recubiertas por crecimiento hacia dentro; sin embargo, se desconoce cómo actuarán estas técnicas en relación con la fusión anterior de la articulación sacroíliaca mediante cirugía abierta con placas y tornillos.

Preguntas/propósitos. Comparamos la pérdida de sangre estimada (EBL), la duración de la cirugía, el tiempo de hospitalización (LOS) y el índice de discapacidad de Oswestry (ODI) entre los pacientes que se sometieron a la opción del método quirúrgico mínimamente invasivo y a la fusión de la articulación sacroilíaca mediante cirugía abierta.

Métodos. Estudiamos de manera retrospectiva 63 pacientes (cirugía abierta: 36; Método quirúrgico mínimamente invasivo: 27) que se sometieron a la fusión de la articulación sacroilíaca con un mínimo de un año de seguimiento en nuestra institución desde el 2006 hasta el 2011. Entre ellos, 10 del grupo de cirugía abierta tuvieron registros incompletos. Todos los pacientes presentaron disfunción de la articulación sacroilíaca confirmada por la inyección anestésica en la articulación sacroilíaca asistida por imágenes y no obtuvieron buenos resultados con el tratamiento no quirúrgico. Los pacientes se combinaron por puntaje de propensión y se realizaron ajustes por edad, sexo, método quirúrgico mínimamente invasivo, antecedentes de fusión de la columna y puntajes prequirúrgicos del ODI. Se colocaron 22 en cada grupo. Nueve pacientes no se combinaron. Revisamos los registros médicos de los pacientes para obtener la EBL, la duración de la cirugía, el LOS y los puntajes prequirúrgicos y posquirúrgicos del ODI. El seguimiento medio fue de 13 meses (rango de 11 a 33 meses) en el grupo de cirugía abierta y de 15 meses (rango de 12 a 26 meses) en el grupo del método quirúrgico mínimamente invasivo.

Resultados. Los pacientes del grupo de cirugía abierta presentaron una EBL media mayor (681 ml frente a 41 ml, p=0,001). La duración media de la cirugía y el LOS fueron menores en el grupo del método quirúrgico mínimamente invasivo que en el grupo de cirugía abierta (68 minutos frente a 128 minutos y 3,3 días frente a 2 días, p=0,001 para ambos). Con los números disponibles, los puntajes medios posquirúrgicos del ODI no fueron diferentes entre los grupos (47 % frente a 54 %, p = 0,272).

Conclusiones. La EBL, la duración de la cirugía y el LOS favorecieron al grupo de fusión de la articulación sacroilíaca mediante el método quirúrgico mínimamente invasivo. Con los números disponibles, los puntajes del ODI fueron similares entre los grupos, aunque el tamaño del estudio fue bastante pequeño y es posible que haya tenido poder estadístico insuficiente en este criterio de valoración. Debido a que los implantes utilizados para estos procedimientos hacen que la evaluación de la fusión sea un desafío con las técnicas de imágenes disponibles, no sabemos cuántos pacientes tuvieron fusiones exitosas de la articulación sacroilíaca. Hasta el momento solo contamos con el seguimiento y la evaluación crítica de los resultados.

Divulgación. Mark F. Swiontkowski informan que no hay conflictos de intereses en este trabajo. Charles Ledonio y David Polly son investigadores en un estudio de investigación clínica patrocinado por SI-BONE. No tienen ningún interés financiero en SI-BONE.