Vea el Video sobre la Cirugía

iFuse Implant System
El iFuse Implant System está previsto para la fusión sacroilíaca en afecciones como la disfunción de la articulación sacroilíaca, que es resultado directo de la desalineación de la articulación sacroilíaca y de la sacroileítis degenerativa. Se incluyen afecciones cuyos síntomas comenzaron durante el embarazo o en el periodo periparto y han persistido después del parto durante más de 6 meses. Existen riesgos potenciales asociados con el iFuse Implant System. Es posible que no sea adecuado para todos los pacientes y es posible que no todos los pacientes se beneficien. Para obtener información sobre los riesgos, visite: www.es.si-bone.com/riesgos

Los estudios han demostrado que la articulación sacroilíaca fue la fuente de dolor para un máximo de 25% de los pacientes con lumbalgia. 

Otros estudios han demostrado que hasta un 75% de los pacientes que se habían sometido a la cirugía de fusión lumbar desarrolló una degeneración de la articulación sacroilíaca en un plazo de cinco años.

Si falla la terapia conservadora, como la fisioterapia, las manipulaciones quiroprácticas, el uso de medicamentos por vía oral o la terapia de inyección, su médico puede hablar con usted sobre la fusión de la articulación sacroilíaca mínimamente invasiva.

“El sistema iFuse está concebido para su uso en pacientes con determinados trastornos de la articulación sacroilíaca, entre ellos, las perturbaciones de la articulación sacroilíaca y la sacroileítis degenerativa.

“Muchos cirujanos han pasado por alto el aporte de la articulación sacroilíaca a la lumbalgia, aunque se sabe que entre el 20 y el 25% de los pacientes que sufren de lumbalgia, esta tiene su origen en la articulación sacroilíaca”.

Los estudios han demostrado que la articulación sacroilíaca fue la fuente de dolor para un máximo de 22% de los pacientes con lumbalgia.  

En estudios adicionales, se ha demostrado que hasta el 75% de los pacientes que se han sometido a la intervención quirúrgica de fusión lumbar han desarrollado una degeneración de la articulación sacroilíaca en el plazo de 5 años tras la intervención.

Si falla la terapia conservadora como la fisioterapia, las manipulaciones quiroprácticas, la administración de medicamentos por vía oral o la terapia de inyección, la fusión de la articulación sacroilíaca mínimamente invasiva es otra opción que puede considerar.

Para comenzar el procedimiento iFuse se realiza una pequeña incisión en un lado de su cadera.

El cirujano usará instrumentos especiales y se guiará mediante radiografías para colocar con cuidado los implantes iFuse en la articulación. Los implantes rígidos de titanio tienen una superficie especial diseñada para facilitar el crecimiento óseo y estabilizar la articulación sacroilíaca.

El iFuse Implant System® tiene como fin lograr la fusión de la articulación sacroilíaca para tratar afecciones que incluyen los trastornos de la articulación y la sacroileítis degenerativa. Tal como ocurre con todos los procedimientos quirúrgicos e implantes permanentes, existen riesgos y consideraciones asociados con la intervención quirúrgica y la utilización del implante iFuse. Debe analizar estos riesgos y consideraciones con su médico antes de decidir si esta opción de tratamiento es la correcta para usted.

Para obtener más información sobre el iFuse Implant System, comuníquese con SI-BONE hoy mismo”.